[Random]

3 jul. 2013

Dioses del Caos: Tzeentch





Ya hemos visto cómo es el Caos y otro tanto sobre Khorne. La introducción al segundo de los cuatro dioses fue la siguiente:

Tzeentch es el dios del cambio, la transformación, la magia, la conspiración, el engaño... Se nutre de los planes de cualquier ser pensante, de las esperanzas de los seres inferiores para jugar con ellos, ya sea por entretenimiento o para cumplir su numerosos, complejos e inconprensibles objetivos. Las ambiciones y la necesidad de cambio son su poder. Tzeentch favorece a los astutos por encima de los brutos. Sus seguidores son entidades en constante transformación, sin forma permanente, cuyos mayores dones son la astucia y los poderes mágicos/psíquicos.



Estamos ante el dios de la transformación y el cambio, por lo cual exponer los factores que le representan es algo paradójico. Nada en este dios es estable, fijo. Tanto él como sus súbditos están constantemente cambiando de forma, de color, de apariencia... Lo cual es algo difícil de representar en una miniatura, a veces lo hacen bien, otras mal. Pero más allá de estas consideraciones, se puede afirmar que predominan los colores azules, púrpuras y rosas y las formas de ave (picos, plumas, alas,etc.) y las llamas mágicas, las túnicas y los libros/pergaminos.

Tzeentch está constantemente maquinando de acuerdo a planes enreversados e imposibles de ser conocidos. Imperar sobre los otros dioses del caos es un objetivo a alcanzar, algo que ya ha conseguido en el pasado. La ambición de cambio es uno de sus motores y uno de los grandes atractivos para sus seguidores. También lo es el poseer conocimiento y controlar la magia. Sin embargo, éstos no son más que peones en el complejo plan del señor de la transformación.

En cuanto al politiqueo entre dioses, según el libro de ejército actual el dios al que odian los siervos de Tzeentch es Nurgle. Será porque Tzeentch quiere avanzar, mientras Nurgle solo quiere destruir. Realmente de toda la vida no han sido especialmente rivales. El principal rival a destacar desde siempre era Khorne por ser brutal, predecible y rechazar la magia.


Y ya vamos con los súbditos. Como ya he dicho, se caracterizan por su presencia siempre cambiante y por el uso de la magia en el caso de los deminios; en cuanto a los mortales, son gente ávidas de cambio o de conocimiento, predominando los hechiceros y psíquicos. Obviaré cultistas, príncipes demonio y furias, que ya pudisteis conocer en la entrada sobre Khorne. Vayamos con las novedades:



-Mil hijos: otros marines espaciales que traicionaron al Emperador y abrazaron los poderes ruinosos. Fueron acusados de hechicería por investigar acerca de los poderes psíquicos y la disformidad a pesar de estar prohibido, y atacados por fuerzas imperiales, teniendo que buscar protección en el dios de turno. Debido a las numerosas mutaciones sufridas debido a la disformidad y a los regales de Tzeentch (lo cual amenazaba su humanidad), Ahriman llevó a cabo un poderoso conjuro que convirtió a los marines con menos dotes psíquicas en cenizas dentro de sus trajes, manejados entonces por poderes psíquicos, y a los psíquicos más potentes en hechiceros aun más temibles.




-Ahriman:




-Señor de la transformación:




-Kairos Tejedestinos:




-Horrores rosas (pongo los antiguos, que para mí son los únicos que mantienen la esencia de Tzeencht; haciendo click en la imagen podréis ver los nuevos y comparar):




-El Cambiante:




-Heraldo en Carro flamígero:




-Los Escribas Azules:




-Incineradores:




-Carro flamígero:




-Aulladores:




Y con unos extras concluyo esta entrada:













2 bramidos

JFDP13 bramó... 3/7/13 16:01

Como molan los antiguos horrores rosas!

|X| bramó... 4/7/13 12:06

Y que lo digas, los nuevos son una M: infantiloides, no se están trasformando ni retorciendo, las posturas son humanamente normales (corriendo de hecho)... Por suerte tengo 15 de los antiguos guardados como oro en paño. Miniaturas que no pintaré hasta estar segurísimo de que lo voy a hacer perfect.