[Random]

16 may. 2013

¿Debe una obra estar supeditada a su autor? o El dilema de Phil Fish



Phil Fish es el autor de un videojuego de desarrollo independiente que ha llegado a alcanzar una popularidad importante en el sector indie de consumidores. El juego y él, digo. Y es que ciertas declaraciones del Sr. Fish han ofendido a cierto potencial marco de compradores de su videojuego, declarando estos últimos abiertamente que no piensan adquirir su juego porque –y cito a modo de compendio de todo lo que he leído por ahí- “no pienso dar dinero a un gilipollas”. Pero la gilipollez o no de Phil Fish no es lo que voy a debatir hoy aquí, dado que siendo sincero no he visto Indie Game: The Movie, película en la que al parecer se ganó el odio de muchos, y tampoco he seguido más que de forma anecdótica algunas de sus declaraciones polémicas y rifirrafes con el público (si aún con todo os pica la curiosidad, basta con buscar “Phil Fish polémica” o algo similar en Google para satisfacerla). El caso es que, como venía a decir, que Phil sea realmente un gilipollas no afecta en lo absoluto a la calidad de su juego. Un cuadro no pierde calidad porque lo haya pintado Hitler (o Stalin, si sois amigos de Godwin) aunque haya usado la sangre de los judíos o qué sé yo para pintarlo. En esto estamos de acuerdo, ¿no? Eso espero, porque voy a tomarme la libertad de apuntalar esa afirmación como base para lo que viene. Por cierto, es de recibo aclarar que no he probado Fez, usarlo aquí se basa tan solo en dar un ejemplo concreto del tema, pero nada más, mis palabras se pueden extrapolar a cualquier otra obra en circunstancias similares. Seré breve, lo prometo.

· · · · ·

Con la habitual perspicacia que caracteriza a un lector de FTS, estoy seguro de que habéis observado la primera frase que titula esta entrada, y por consiguiente la pregunta clave del dilema, que es: “¿Debe una obra estar supeditada a su autor?”. Y es posible que muchos de vosotros tengáis ya una opinión formada al respecto, o incluso que os la hayáis formado tras leer la pregunta por primera vez. Si no es así, os pido que lo hagáis, sobretodo porque considero que será mucho más productivo leer esta, mi opinión, cuando vosotros tengáis ya la vuestra. Esto evitará que me opinión se “imponga” de manera inconsciente al vacío que tenéis sobre el tema, y como no se trata de un conocimiento ni algo estipulado, es mucho mejor que dos opiniones confluyan a que una avance sin nada a su paso. Si no queréis, podéis seguir leyendo, pero os insto una última vez más a que hagáis ese pequeño esfuerzo.

Primero y definitivo, mi punto de vista sobre la compra de videojuegos es: si te gusta, cómpralo. Así, de simple, si 'pirateas' un juego y te parece una puta mierda, no lo compres, pero si el juego te encanta, deberías financiar a su autor para que pueda seguir trabajando en nuevos proyectos. Este es el quid de la cuestión, y aunque está afirmación se diluye cuando hablamos de grandes multinacionales como Nintendo o Sony, que realmente no necesitan tu dinero –el de un único individuo, digo- para seguir produciendo, para mí es lo mismo. Dicho esto, el dilema queda solucionado: si te gusta Fez, cómpralo; si no, no lo compres. Pero, oh, señores, la cosa no es tan fácil, porque está a punto de entrar el mal llamado ‘factor humano’ a desbaratar nuestra fría lógica. Turno de una pequeña historia ilustrativa.

Resulta que, por azares del destino, llegas a una noticia que asegura que Phil Fish, el muchacho ese que está desarrollando un juego que te parece muy bonito, ha dicho algo muy feo que ha afectado muy profundamente a muchas personas. Intrigado, llegas al mensaje en cuestión y, cómo no, te indignas tú también. Y en ese arrebato de indignación decides, contra todo pronóstico, no comprar el título de marras que tanto te apasionó en su momento. Sin embargo, la carne es débil, y la inevitable avalancha de artículos, reseñas y opiniones pone a prueba tu aguante. Finalmente, y en otro arrebato sentimental, esta vez de deseo, navegas a través de las traicioneras aguas de Internet hasta el famoso barco de la calavera. Obtienes tu ansiado Fez. Y lo juegas. Y te encanta. Y te hace sentir cosas maravillosas. Y dudas. Y durante algunos momentos incluso miras al bueno de Phil de otra forma. Pero la indignación todavía escuece, y es ella la que termina manejando tu pensamiento. “No, no pienso pagarle, ese tío es idiota, insultando gente y menospreciándola. Su juego es bueno, pero él es un gilipollas”. Y punto y se acabó.

¿Os ha gustado? Más importante, ¿qué pensáis de este anónimo aficionado? ¿Ha hecho lo correcto?
Yo ya he respondido, os toca a vosotros.

6 bramidos

JFDP13 bramó... 17/5/13 0:27

Yo sí he visto el docu y el odio está injustificado.
...Y, en el arte, el CÓMO importa más que el QUÉ, así que en acuerdo me hallo

|X| bramó... 17/5/13 12:56

En este debate veo distintos niveles de análisis: uno es la valoración de la obra per se, sin conocer/tener en cuenta información que ésta misma no aporte. Aquí tienen cabida preguntas como ¿Es buena la obra? ¿Qué expresa? ¿Me siento identificado con ella? etc. Además en este nivel es importante plantearse si te merece la pena seguir disfrutando de la obra tras la primera valoración, y condición previa imprescindible, si empezar o no a disfrutarla.

Otro nivel es la valoración del contexto de la obra, donde entra el tema de debate: autor. También entrarían otros factores como contexto histórico, movimiento cultural en el que se enmarca, etc. Acerca del autor también podemos desplegar una serie de factores que supongo imaginaréis.
Y ya llego a mi opinión. ¿Debe estar supeditada? Pues creo que la información del autor es importante e interesante como el resto de información que rodea a la obra. Por lo menos a un nivel de pensamiento y valoración, de comprensión de la obra. Pero según avanza la entrada, mueves el centro de debate a aspectos más comportamentales, a la acción. ¿Comprar la obra? o ¿darle dinero al autor? En una pregunta centras el foco en la obra, en el otro en el autor. También habría otro foco importante que sería ¿Quiero tener la obra? Por ejemplo, yo compré el No More Heroes 2 a pesar de mostrarme reticiente a darle dinero a nintendo, teniendo mi foco en la última cuestión (propiciado este cambio de foco porque el juego estaba de oferta en una tienda en liquidación, lo cual me da una idea de poco beneficio a la empresa nipona). Así, he planteado tres "focos" que ahora mismo son las motivaciones que se me ocurren para adquirir un producto artístico. La cuestión creo que sería en que porcentaje prima un tipo de motivación u otro en cada persona: motivación por el disfrute personal, por mantenerse coherente con los valores propios (en cuanto a no querer beneficiar a alguien que consideras incorrecto moralmente), por premiar un buen trabajo...
Lo siento por enrollarme e ir por las ramas, pero yo no tengo otra forma de opinar.

|X| bramó... 17/5/13 13:01

Se me olvidó decir, esas motivaciones son variables según varios factores que pueden propiciar una motivación u otra. Estando en la iglesia de tu barrio y ante los otros feligreses y miembros de tu comunidad religiosa, estarías totalmente seguro de no consumir pornografía. En tu casa, solo y con la testosterona por las nubes a lo mejor esa decisión cambia... En cada contexto priman unas motivaciones. Y sí, pueden cambiar o no; hay quien se mantiene más en su onda y quien se adapta más a la situación. Demasiados factores como para que mi mente los contemple...

JFDP13 bramó... 17/5/13 15:52

Qué académico Xabi

Galbix bramó... 18/5/13 2:56

|X|

De primeras, considero que obra y contexto son un todo indivisible. He hablado varias veces con Jorge sobre este tema, y el opina precisamente lo contrario, que el contexto como mucho puede servir para darle mérito a una creación y poco más. Sin embargo, me parece un tanto utópico pretender valorar una obra como obra en sí, más allá de todo lo que la rodea. Y aunque fuera posible, seguirías valorando contexto, puesto que el autor se ha valido del mismo para crearla.

Dicho esto, cada cual puede valorar según su parámetros, como tú bien dices hay cientos de preguntas bajo las cuales uno puede forjar su relación con la obra: ¿Es buena? (situándola en una escala de valores) ¿Qué expresa? (intentando desgranarla primero) ¿Me siento identificado con ella? (valorándola a título personal). Cada cual tiene sus métodos, como igualmente tendrá métodos para valorar las valoraciones de los demás.

En el primer párrafo pretendí que quedara claro mi posición con respecto a la pregunta principal, que es no. Sin embargo, hay algunas pequeñas excepciones que transformarían mi respuesta en un no PERO. Por ejemplo, si se descubre que el autor copió su libro de un vagabundo sordo-mudo que murió tras regalarle su libreta de notas, ahí tenemos un ejemplo de acción del autor que afecta al contexto de la obra, y por tanto a esta. A lo mejor se descubre que el vagabundo escribió el texto hace 50 años, lo que le daría mucho más valor al libro. Pero son situaciones tan puntuales que casi no merece la pena tenerlas en cuenta. Salvo cuando ocurren, por supuesto.

Es cierto, centré el debate sobre el tema monetario porque mi idea de la entrada surgió precisamente de eso. Este tema depende del proceder de cada uno (que es lo que pretendía explorar, después de todo), pero como ya digo arriba yo lo tengo claro. Y si mañana leo una noticia en la que Phil Fish me llama subnormal profundo -directamente a mí, digo, sin ambages-, pues si me bajo su juego y me gusta le seguiría dando dinero. No ya solo por lo que he disfrutado de su obra, sino por mi interés en financiar sus proyectos futuros , los cuales potencialmente pueden gustarme tras mi hipotética opinión de Fez.

|X| bramó... 19/5/13 16:00

Obra y contexto son indivisibles si conoces datos del contexto, pero puede que no los conozcas. Y aun así, opino que puedes abstraerte del contexto hasta cierto punto. Así que yo no diría que son indivisibles, pero sí diría que una persona puede abstraerse de la información del contexto hasta un punto muy aceptable. Salvando diferencias individuales, claro, pero aun así se puede alcanzar. Por lo menos, en cuanto a la valoración, en cuanto a la decisión de comprarlo a lo mejor te puede costar más abstraerte, pero aun así creo que es posible.