[Random]

31 mar. 2013

Weekend Recopilation Conjunta




27 mar. 2013

Dioses del Caos: introducción

Pues llevando un tiempo sin hacer ninguna entrada, no tengo escusa de falta de tiempo ahora que estoy de vacaciones. Así que voy con una de leer: os voy a presentar al panteón de los Dioses del Caos del universo de Warhammer (tanto fantasy como 40.000), de la empresa Games Workshop. Para los que no lo conozcáis, Warhammer (Fantasy para los amigos) y Warhammer 40.000 son dos juegos de mesa de la categoría Wargames, lo que viene a ser juegos de miniaturas coleccionables de batallas entre varios ejércitos. Haré una breve introducción a ambos juegos y sus trasfondos. Espero que no sean demasiado largas, pero son necesarias antes de entrar al asunto.

El primero de ellos está ambientado en un mundo más o menos medieval, en el típico trasfondo de fantasía que nos presentan obras como El señor de los anillos, Warcraft, Dungeons and Dragons o Dragonlance. Elfos, enanos, orcos, dragones y por supuesto, humanos. En el caso de warhammer en particular, la ambientación es bastante abierta, es mas variada que otros mundos del estilo. hay una mezcolanza de especies, mitologías y momentos históricos bastante interesante: egipcios, renacentistas, hombres-rata, monstruos de película de terror, demonios, árabes, asiáticos, etc.

En 40k (abreviatura de 40.000), nos situamos en un futuro distópico muy lejano (allá por el año 40.000, vaya) mezcla de ciencia ficción y fantasía heróica, en el que nos encontramos soldados espaciales, viajes interestelares, armas y equipo tecnológicamente muy avanzado (y otro no tanto, chapuzas hay en todos lados), alienígenas de toda clase, etc. Nos recuerda a obras como Star Wars, Gears of War o Battlestar Galactica.



Para seguir conociendo al Caos y sus deidades, si la imagen no os ha aterrorizado, seguir tras el salto:

23 mar. 2013

Anotaciones muy breves (o eso intento) sobre lo leído en 2012 (I)

Gran parte de esta entrada se la debo a la gente que me va dejando libros de tanto en tanto. Gente como el señor |X| o nuestro queridísimo pseudo-autor fantasma Luther, que suplen en buena parte la falta de una biblioteca medianamente decente en mi casa (y es que algunos títulos tengo, pero la "Ley de Extranjería de 1995 Edición Revisada" nunca me llamó mucho la atención). Y como es de buen nacido el ser agradecido, desde aquí les doy las gracias despotricando contra lo que me han dejado. Es broma. Pero solo porque me han gustado.



Ya lo he dicho en alguna ocasión (por Tuiter, lugar por el que a veces me gusta decir cosas), pero lo repito: Guerra Mundial Z es, apropiadamente, como un zombie. En ocasiones, lenta, muy lenta, agobiantemente lenta, tanto que te confías, bajas la guardia, y cuando por fin lo tienes encima todo se convierte en una vorágine de necesaria acción para evitar que le peguen un bocado a tu pobre cerebro. Más allá de la cutre metáfora, los párrafos ultra-técnicos sobre burocracia, estructura social y tensiones internacionales echan bastante para atrás a todo aquel que quiera pajearse deleitarse leyendo como un par de zombies hacen picnic con los intestinos de algún superviviente no muy precavido, pero son necesarios para cimentar una historia sólida y realista, que sin duda es lo que pretendía -y en gran medida ha conseguido- Max Brooks.

21 mar. 2013

Cómo recuperar entradas perdidas en Blogger o una odisea con final feliz

Si quieres leer la insólita pero sorprendentemente cierta historia sobre cómo descubrí esto, abre el siguiente spoiler. Si no, ignóralo, más abajo tienes lo que buscas ;D


17 mar. 2013

WRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR-



15 mar. 2013

12 mar. 2013

Tombi! 2 o por qué 'evolucionar' no es necesariamente bueno



Tombi! 2 es considerablemente inferior a su primera parte. Un juego que un principio podría suponer un paso adelante, con sus gráficos mejorados (¡totalmente en 3D! wow~), sus escenarios y ciudades más grandes, e incluso una duración que casi dobla la de su anterior entrega. Pero estas vistosas novedades no son más que cáscara, la verdadera formula revolucionaria de la saga era combinar magistralmente un universo bien ambientado con un gameplay dinámico y adictivo. El universo no ha cambiado, aunque el modelado 3D cutre del que ya hablé en la anterior entrada no le ha sentado del todo bien (como a cualquier otra cosa que lo usara, la tecnología estaba muy incipiente en ese entonces), pero es el transcurso de la historia y la mecánica del juego en sí misma lo que se ha vuelto insoportablemente más lento, casi tedioso. El juego no llega a ser mortalmente aburrido porque bebe mucho de su genial predecesor, pero es realmente difícil encontrar alguna mejora más allá del apartado técnico, o lo que es lo mismo, el "mira qué grande la tengo" que no deja de ser un mero placebo para los ojos. Pero oye, estoy yo aquí echando mucha mierda sobre el juego, me tocará argumentar algo más esta inesperada introducción despotricante, ¿no? Pues no esperéis más, que aquí viene:

4 mar. 2013

Weekend Recopilation de la Repolla


Historia.

2 mar. 2013

♥ Tombi! ♥



Mi padre tenía buen gusto para los videojuegos. Hace poco me acorde de que era él el que solía ir a la tienda y comprarme el título que le parecía oportuno cuando yo apenas contaba siete años, o quizás incluso algo menos. Creo que tuve unos 15 juegos de PS1 durante los cinco o seis años que la utilicé, y puedo asegurar que al menos 10 de ellos son de lo mejorcito que he jugado en cualquier plataforma: Crash Bandicoot, Rayman, Abe's Exoddus, Hércules, Digimon World... y el que pone nombre a esta reseña/recomendación, por supuesto. También pretendo que todos ellos se lleven una entrada, que ya llevo demasiado tiempo sin hablar de jueguitos, maldita sea. Pero mejor me centro, que hoy voy a hablaros de una joyita oculta de la primogénita de Sony, que gracias a esa perfecta máquina de emulación llamada PSP he podido re-disfrutar en mis habituales viajes en Metro. Y sí, a lo mejor la nostalgia había puesto las expectativas demasiado altas, pero este humilde título de 1998, creación de la extinta Whoopee Camp, estaba liderado por Tokuro Fujiwara, que tiene un currículum impresionante en esto de los videojuegos. Pero, ¿por qué mola tanto Tombi? ¿qué lo hace tan especial? Pues, respuesta corta: TODO. Vale, sé que eso no explica mucho. Respuesta larga: