[Random]

5 feb. 2013

Esos locos animes y mi breve opinión sobre algunos de ellos

Pues resulta que desde hace algunos meses trabajo de técnico informático con tienda propia y todo. Y, viendo yo que la hora de comer y los largos descansos entre cliente y cliente suponían una bonita cantidad de tiempo extra por aprovechar, recurrí a aquella interminable lista de bienintencionadas recomendaciones de series que he ido confeccionando a la largo del tiempo. No estoy ni cerca de completarla (sinceramente, creo que si sumo el tiempo que supondría ver cada serie me saldría más del que me queda de vida), pero sí que he visto un par de cosas que merecen comentarios. Animes, especificamente, o al menos de eso se va a hablar hoy aquí. ¿Que por qué animes? Pues porque me ha dado por ahí, así soy. ¿Que por qué merecen comentarios? Algunos por cosas buenas, otros por cosas malas, y el último... ese mejor leedlo, no digo nada. ¿Que a quién le importan mis comentarios sobre anime? Hombre, pues... esto... venga, siguiente pregunta. ¿Que con quién hablo y a qué vienen las preguntitas estas? Coño, uno intenta ser original con las entradillas de post y me tratáis así. La próxima vez os coloco una imagen cutrona y santas pascuas, hale.

  • Chuunibyou demo Koi ga Shitai! (12/12)


Una peculiar forma de adolescencia a lo japo azota las costas del país del sol naciente. ¿Su nombre? Chuunibyou, aka síndrome de ser un asocial. Nuestro protagonista es un personaje aparentemente genérico que ha superado con éxito la infección, pero en su camino hacia una nueva vida no cuenta con la presencia de su personal fantasma del pasado, una muchacha con una venda en el ojo y mucho chonibio dese.

La serie es entretenida y poco más. Los personajes funcionan bastante bien la mayoría del tiempo, y además hablan de madurez en tono filosófico-reflexivo bastante curioso, y eso le da un rollo guay que la mantiene interesante hasta el penúltimo capítulo, que se precipita en picado hasta la mediocridad. El final es puesvalepuesvenga y luego te das cuenta de que podías haber vivido sin ver ninguno de esos dos últimos. Recomendada si me prometes que no te vas a ver el final. En serio, es una mierda.

  • Kokoro Connect (16/16)


Intercambio de cuerpos entre chavales de insti. Qué original, ¿no? Pero coño, espérate que pasan más cosas. (Sí, el de arriba es Undertaker.)

A ver, empiezo comentando que la serie podría pasar a llamarse "Moralina Connect", porque es básicamente alrededor de lo que gira todo. ¿Alguien se rompe una uña? Estos cinco pelmas podrían sacarle la problemática moral a eso, sin duda. Pero eh, son pelmas enrollados, lo que quiere decir que la mayoría de las veces (salvo cuando la serie se pone MUY peñazo, que hasta duele) las discusiones de ética y mierdas sobre la uña rota no serán tan cargantes como cabría esperar. Es más, me aventuraría a afirmar que la serie es entretenida de ver y todo. Ah, cierto, lo del intercambio de cuerpos es solo el principio (comienzo del capítulo 1, eso no se considerará spoiler, ¿no?), con el transcurso de los capítulos las putadas que sufrirá el quinteto prota evolucionarán exponencialmente.

Un último detalle que me resultó interesante: los personajes no tienen el “amodorramiento sentimental” típico de gente japo (o de muchos animes, si preferís verlo así). Lo que quiero decir es, básicamente, que hablan de sexo (y otro temas tabú) sin demasiado tapujos, esto es, sin pseudo-cursilería desacorde con la actualidad rollo "ohdiosmío ha dicho pene” y otras reacciones que no son muy comunes en adolescentes de, digamos, secundaria o el equivalente japonés. Recomendada si te sientes trascendental y soportas estoicamente los monólogos de más de cinco minutos.

  • Hyouka (22/22)


Anime de detectives Y NO ES CONAN. ¿Acaso es algo así posible? Pues sí, al parecer. La cuestión es que la serie entra por los ojos, puesto que la animación es muchas veces mejor que la propia trama. Pero pasa algo curioso, los arcos más "cotidianos" (el del festival escolar, para quién haya visto la serie) funcionan de puta madre, mientras que los que intentan centrarse exclusivamente en algún caso no logran arrancar del todo. Vamos, que aburren, que son lo peor de la serie. Por suerte, son los menos, y en general los capítulos mantienen el interés, aunque probablemente no gracias al factor detectivesco, sino a la mentada excelencia visual de los animadores. ¿Trampa? Es posible, pero la cuestión es que el resultado en conjunto es bueno, o al menos aparenta serlo.

Mención especial para el capítulo final, que no tiene absolutamente nada de capítulo final. La única explicación que encuentro a que acabara de forma tan insulsa es que se les acabó el material de la novela en la que está basada. Eso, o segunda temporada. O que no les apetecía pensar. Yo que sé, la cuestión es que muy mal ese desenlace. Pero bien (casi) todo lo demás. Recomendada si te gusta ver cosas visualmente atractivas en tu pantalla. O si eres un Sherlockian.

  • Steins;Gate (24/24)


Joder, qué bien pintaba esta serie desde el primerísimo capitulo. Personajes guays, un planteamiento interesante, un desarrollo de la trama que cual engranaje de reloj avanzaba implacablemente bien... en serio, si os mola la ciencia ficción y, más concretamente, las historias de viajes en el tiempo, echadle un ojo a la primera mitad de la serie, os gustará. Siiiiiin embargo, a partir del ecuador de la misma, distorsiones espacio-temporales transportan a la serie a un universo donde todo la mierda se hace presente como exponente único y jodedor. Sé que dicho así suena un tanto ambiguo, y por eso he hecho una bonita gráfica explicativa sobre este peculiar fenómeno (el spoiler no contiene spoilers):


¿Os ha quedado claro? Eso espero, porque este anime es una montaña rusa de calidad que tan pronto te presenta un vibrante nuevo planteamiento que te pilla por sorpresa, como dedica un capítulo entero a acontecimientos insulsos o que harían bostezar a un perezoso. Recomendada solo para los más duros emocionalmente. Yo ya he avisado.

  • |EXTRA| Mars of Destruction (1/1, OVA)


Di por primera vez con este estólido título en una de las entradas (de corte similar a esta) del altamente recomendable blog del Sr. A, pero no hubiera sido sorprendente encontrármelo en las mismísimas puertas del averno, a juzgar por su naturaleza profundamente corrupta. Ya lo pensé en su momento, pero me reafirmo, probablemente la mejor definición sobre este anime la dio JFDP13 después de que terminásemos de verlo (él por segunda vez, yo, por suerte, por primera):



En efecto, amigo Jorge. Pero no se queda ahí la cosa, hay que matizar: es mediocre en varios niveles, incluyendo absolutamente todos los aspectos en los que un material audiovisual puede destacar: música (sampleos de música clásica metidos con calzador), animación (condena a los protagonistas a la cuasi-paraplejia más denigrante...), personajes (...si no fuera porque ya se denigran ellos solos con sus decisiones estúpidas + una total incapacidad de transmitir cualquier sentimiento, salvo pena) y argumento (que no es más que una masa informe compuesta de ideas absurdas y un desarrollo de las mimas completamente errático). Pero, ¿es siquiera posible que un grupo de personas dieran a luz semejante despropósito ominoso sin ser conscientes de ello? Yo creo que no, y ahí va mi teoría de por qué:

He de admitir que, poco después de ver Mars of Destruction me sentía sucio, algo así como cuando ves un documental de la Segunda Guerra Mundial y descubres lo que gente de nuestra misma especie ha hecho. Pero, horas más tarde, descubrí que mi punto de vista era totalmente erróneo. Mars of Destruction se hizo mal, muy mal, pero no fue fruto de la despreocupada unión de los peores elementos posibles en cada ámbito, sino que había un propósito más allá de tanta aparente mierda. En efecto, esta OVA representa lo peor del ser humano, pero porque QUIERE REPRESENTARLO. Esa era su objetivo, establecer un nuevo sistema de valores, un nuevo extremo en esa conceptual vara que mide el bien y el mal, una singularidad en si misma tras la cual cualquiera de todos nosotros solo pueda ir a mejor.

Es posible que no me comprendáis del todo, tan solo porque vuestros ojos aún no han posado sus inocentes iris en esa maravillosa amalgama de delirantes escenas que conforma Mars of Destruction. Por suerte, un servidor ha tenido a bien libraros de vuestra particular ceguera, insertando aquí abajo el minuto más memorable en la historia del Anime moderno. Y de la animación en general, probablemente. Aquí os lo dejo:


~Y aquí tenéis la versión subtitulada, por si no estáis versados en el inglés de Hokkaidō del vídeo~

3 bramidos

JFDP13 bramó... 5/2/13 11:17

Defines bastante mal ser un Chuunibyou.
La tabla se sale de la entrada. Te la pongo a 640.
La fugacidad de la nota de traductor de los subs me ha hecho reír agusto.

Matizo mi frase sobre MOD:
No es mala, es mediocre. Pero mediocre en TODO.

Roy Ramker bramó... 5/2/13 12:11

Galbix, ¿estás viendo Ishida to Asakura? Es uno de esos animes locos que solo pueden salir de Japón xD

Galbix bramó... 6/2/13 0:03

JFDP13

Ya.
Ups, gracias.
Me alegro.

Roy Ramker

Pues justamente hace unos días vi los tres primeros capítulos. Es muy loco, sí, aunque eso de que solo duren dos minutos ayuda bastante a digerirlo. Hablando de ello, voy a ver si han salido nuevos...