[Random]

23 nov. 2012



De la mano generosa del señor |X| llegó a mi esta maravilla alimenticia. Y qué decir. Desde hace décadas se creía que el ser humano había descubierto todos los misterios que el cereal contenía en sí, como inefable guardián de los secretos encriptados de la más antiquísima trigonometría. Pero como siempre pasa en estas cosas, la pared que conducía al próximo nivel se desmorona con el mero soplo del viento más benévolo. Y es que una vez hecha escombros, lo que separa ese nuevo plano de conocimiento es tan solo un tímido paso, el cual, una vez dado, permite que atize tu sesera esa nueva sabiduría, esa nueva luz de comprensión... ahora todo es tan claro, tan cristalino, que te das cuenta de lo cerca que siempre ha estado de LA VERDAD. La pared, al fin y al cabo, no era tan maciza. O en otras palabras: