[Random]

14 abr. 2012

Una mirada agnóstica de la Semana Santa (I):
¿Qué demonios es el agnosticismo?


¿Sabe vd. lo que significa "agnóstico"? No, no me voy a poner a hablaros de "usted" a estas alturas de la película, es más bien un intento de resaltar el tono serio (¡serio! este no es mi blog, me lo han cambiao') de la pregunta. Antes de que os apresuréis a contestar, dejadme contaros un pequeñísimo relato para facilitar una respuesta afín a la realidad:

A veces -en el colegio- el profesor de turno pedía, tras haber leído alguna palabra raruna en un texto de clase, que levantaran la mano los que sabían qué significaba ese concepto exiguo. Y nosotros (o "yo", si os incomoda que os identifique con la situación), adalides del conocimiento a pesar de nuestra corta edad, alzábamos con decisión (o tímidamente, esto ya dependía de cada uno) el brazo a pesar de que la palabrita nos sonaba de oídas, y a veces ni eso. En el peor de los casos, te elegían precisamente a ti, y solo acertábamos a justificar que sabíamos lo que significaba, pero no explicarlo.

Esa última frase es la clave, una falsa sensación de entendimiento que se desmorona tan pronto nos llega el turno de -precisamente- explicarnos ante alguien o algo. Y como no quiero que a vosotros, apreciados lectores, os pase lo mismo que me pasó a mí en mi infancia (y ahora también un poco, sino que me da pudor admitirlo), empezaré la entrada dejando claro el concepto de "agnosticismo" y, sobretodo, lo que lo diferencia de otras formas no-teístas de ver la religión. Ante todo, perdonad el ladrillaco todos aquellos que ya conozcáis realmente el término, pero he intentado sintetizarlo de la manera más amena para que tampoco resulte especialmente pelmazo. Dicho esto, os animo A TODOS entrar, conocedores y ajenos, al maravilloso mundo del agnosticismo.