[Random]

16 feb. 2012

50 juegos indie con los que procrastinar de lo lindo (VII)

Los 50 juegos indies son como la muerte: nunca sabes cuando puede llegar, pero cuando está ya aquí te alegras. Bueno, quizás no se parezca demasiado a la muerte después de todo, pero la cuestión es que buscaba una forma original e intelectualoide de empezar esta entrega y al final me ha quedado un pseudo-paralelismo chorra sin pies ni cabeza. En la linea del blog, diría. Otra idea que me rondaba la cabeza mientras recopilaba los pequeños juegos que podréis ver (y jugar) a continuación, era una característica que he pasado por alto con los otros (casi) 30 juegos que ya han circulado por aquí, un detalle que nunca nadie advirtió pero que, sin él, no hubiese sido lo mismo: su gratuidad. Coste cero, sin reembolso previo ni posterior, libre de ánimo de lucro, etc... ¿me entendéis, no? Pues eso, que son gratix, que podeis disfrutar del currelo de cientos de personas por vuestra cara bonita. Y en plena crisis.

Sí, me enrollo y no me pongo a hablar de lo que de verdad importa aquí: los juegos. Para hoy tenemos un selecto menú compuesto por plataformas innovadores con aires de infiltración, sazonado con un par de carreras futuristas al más puro estilo TRON y culminado por un delicioso postre consistente en una macedonia de referencias a los mejores títulos de NES. Exquisito es poco.

·       ·       ·

# Stealth Bastard #


No es la primera vez que comento algo así como que algunos titulos indies (gratuitas, además, tiene tela) superan con creces las MIERDAS (con mayúsculas) que aparecen de vez en cuando en plataformas más "serias" (COMILLAS), y no solo hablo de portátiles ya. ¿Por qué? Muy simple, si alguien ha hecho algo con esmero, currándoselo que se suele decir, se nota. Y Stealth Bastard no solo está hecho con ese esmero del que hablo, sino que ademas desprende el aroma característico de las cosas bien hechas por sus cuatro costados. Concebido con un plataformas de infiltración, o eso dicen sus creadores (y yo les doy la razón, oye), la principal virtud del juego es recrear una ambientación que cuaja a la perfección con esa estetica pixel característica de esta sección.  Pero la lista sigue y sigue: tracks musicales pegadizos que facilitan la inmersión en el propio juego, un modo online que te reta a superarte (...a ti mismo, porque los records mundiales son inhumanos) e incluso nuevos niveles descargables para cuando hayas completado todos los que vienen en la primera versión. ¡JAL!, ¡deja el condenado WoW y ponte a jugar a esto, coñe!



# Blipzkrieg #


Un colorido (sí, las capturas no lo aparentan, pero lo es) juego de estrategia con esbozos de puzzles  y de nombre impronunciable que, como no, parte de una original premisa para engancharnos y conseguir que nuestra "nave nodriza" llegue al portal con el mayor numero de tropas acompañándonos. Mediante un interesante sistema de batallas fugaces y conquista/reconquista de territorios clave al más puro estilo Age of Empires, Blipzkrieg nos inculca rápidamente el deseo de llegar a la meta con el menor número de bajas posibles, como si de nuestro propio ejercito (después de todo, parece ser que lo es) se tratara. Otro detalle interesante -y relacionado con lo anterior- es el sistema de puertas y accesos, que saca a relucir (sobretodo en niveles avanzados) la faceta más "rompecabezas" del título casi-obligándonos a valorar distintas rutas o incluso trazar recorridos que solventan los errores de nuestros fracasos anteriores. Entretenido, sencillo, y desafiante. 



# Officer Alfred #


Monocromático experimento de juego que desafiará vuestra paciencia a pesar de durar menos que un respiro. La historia es mínima y todo parece de ir de mal en peor desde que iniciamos el juego en lo que parece ser una oficina, encarnando a nuestro peculiar protagonista. Y digo "peculiar" porque las apariencias engallan, no somos el típico currela encerrado en una empresa de mala muerte, sino un tipo guay cuyos poderes no serán indispensables para llegar hasta el final. Y precisamente esto, el final de Officer Alfred, es lo que más me ha gustado de la cosa raruna esta. En serio, la carcajada que he soltado yo solo delante del monitor ha sido importante. Y espero que todos estos datos contribuyan a que, al menos, a que os haya picado el gusanillo. ¿No? Pues uno más: el creador lo terminó en solo 48 horas, puesto que así lo predisponen las reglas del evento de desarrollo de videojuegos Ludum Dare, en el cual participó. ¿Suficiente? Pues hale, dadle al hipervínculo de abajo.



# Nitronic Rush #


He de admitir aquí y ahora que nunca he sido un gran fan de los juegos de conducción, gran parte de los que probé en el pasado me parecieron aburridos y faltos de aliciente, este último uno de los factores más chungos que puede contener un videojuego con respecto a los potenciales usuarios. Sin embargo, acabo de dar con la horma de mi zapato en este género: Nitronic Rush. Bajo este explosivo titulo se esconde el equilibrio perfecto entre velocidad y la propia habilidad del jugador, a fin de cuentas son estos dos los elementos que convierten cada carrera en una experiencia realmente satisfactoria. Y es que no solo brilla en el plano gráfico (como lo demuestran las capturas de aquí abajo), sino que posee un control tan preciso que prácticamente nunca podrás echar la culpa a la maquina de tus fracasos. O de tus explosiones, colisiones y autodestrucciones, dado que a la hora de la verdad nuestro cochecito pasa casi más tiempo en el aire que sobre el asfalto. Por tener, tiene hasta alas. Y, después de probarlo y disfrutarlo (porque sé que lo vais a disfrutar) como niños, os enterareis de que está desarrollado por estudiante de DigiPen (escuela de creación de videojuegos internacional) y se os caerá la cara de vergüenza por estar jugando esta maravilla de gratis. Lo dicho, a un click lo tenéis.



# Abobo's Big Adventure #


"Bizarrada Maravillosa". "Tutti Frutti Retroconsolero". "Oda a la NES". Ninguno de estos títulos ha definido en ningún momento a Abobo's Big Adventure, pero podían haberlo hecho. Porque aquí todo es tan autoreferente, tan broma-dentro-de-broma, tan meta a fin de cuentas, que solo los que le hayan echado horas a los mejores títulos de aquella consola que tus padres te ayudaban a enchufar. Megaman, Super Mario, Double Dragon, Castlevania, Punch Out! son solo algunos de los títulos que aparecen parodiados de la forma más gamberra en esta locura videojueguil moderna. No esperéis un juego consistente o especialmente bien estructurado (qu dentro del batiburrillo de géneros lo está, oye), sino más bien un homenaje churrusquero al que es imposible no querer. ¿Algo más que decir? pues sí:
Wow, nice graphics!



·      ·      ·
> Fuentes Free Indie Bundle (1 & 4)


En anteriores entregas de "50 juegos indie (...)"



  
·
   

1 bramido

Toni bramó... 24/2/12 0:58

Buena colección, y el mejor sin duda alguna es el Abobo's Adventure. De lo mejor que se puede encontrar gratis. Y con un final epiquísimo! Ni black ops ni ostias, jugarlo hasta el final y me contáis >:D