[Random]

6 oct. 2011

50 juegos indie con los que procrastinar de lo lindo (II)

La aleatoriedad, inexistente dueña de la realidad, quiso que la primera entrega de esta serie de artículos mata-productividad recayera en el jueves de la semana pasada, así que -y sin ninguna razón de peso aparte de un obligado "por que me da la gana"- declaro a 50 juegos indie con los que procrastinar de lo lindo como dueño indiscutible de los jueves próximos hasta que termine con la media centena o, en su defecto, me canse de traeros los jueguecillos en cuestión. Lo que ocurra primero (yo que vosotros no tendría muchas esperanzas en mis ganas de trabajar).

En la selección de hoy tenemos pelotas saltarinas, masacres, muñecos aventureros y peleas contra jefes finales a tutiplén. A diferencia de la anterior tanda, en esta ocasión todos los juegos son descargables, lo que significa que podéis darle al download sin preocupaciones y más tarde poneros a jugarlo sin necesidad de estar conectados al maravilloso mundo internetil. ¿Qué?, ¿Qué no podéis vivir sin vuestra banda ancha funcionando 24/7 y bajando dibujos chinos gratix? De acuerdo, yo solo daba opciones...

# Banana Nababa #


¿Alguna vez has deseado saltarte alguna monótona fase de recolectar, librarte de ese aburrido pasillo infinito en el que te duelen los dedos de darle hacia delante, o deshacerte de aquella plaga de pequeños pero demasiado numerosos enemigos que no te dejan avanzar? Ahora, y en exclusiva para tu ordenador (así dicho queda más guay), puedes. En Banana Nababa (pido ovación para la cabeza pensante que ideo el titulo) ni tienes que avanzar, ni ir pa'tras, ni nada de nada, por no haber no hay ni historia. ¿Confundido? No lo estés, dado que estamos ante un juego que se basa exclusivamente en peleas contra jefes finales, uno tras otro, como si de la recta final de un JRPG estuviésemos hablando. Como comprenderéis, entonces, poco os puedo contar yo que no se descubra jugando a este peculiar juego. Eso si, os puedo poner sobre aviso acerca de sus endemoniada dificultad, que empieza tocando levemente las narices y termina desquiciando al más taimado. Estáis sobre aviso.






# Within A Deep Forest #


¿Alguna vez os habéis preguntado como sería vuestra vida si fuerais una pelota saltarina que puede cambiar de color? Yo tampoco, pero estoy seguro que alguno de nuestros lectores ha sopesado esta opción en alguna ocasión (en serio, deberías ver las búsquedas que me encuentro a veces). Para ellos, y para cualquiera que quiera disfrutar de un entretenido plataformas con un diseño minimalista y una historia misteriosa, existe Within A Deep Forest, un pequeño juego solo aparentemente, ya que nos coloca ante un amplio mundo abierto y cambiante, que tendremos que explorar palmo a palmo si queremos desentrañar todas las dudas acerca de nuestra existencia y el porqué somos tan adorablemente circulares. Y decían que Kirby era simple...




# Knytt Stories #


Del mismo creador del anterior juego, Nifflas' Games, llega una aventura de similares características (gráficas, ante todo) pero al mismo tiempo totalmente diferente. Knytt Stories nos adentra en un mundo oscuro y distópico, que al igual que también deberemos recorrer de este a oeste para cumplir nuestro objetivo. ¿Qué cual es ese objetivo? Pues me temo que deberéis darle al Play para descubrirlo, yo por ahora os puedo decir que solo por deleitarse con el cuidado apartado gráfico (y no, no me refiero a os laureados graficazox) y como evoluciona todo lo que nos rodea conforma avanzamos, merece la pena darle una oportunidad. ¡A salvar el mundo -como siempre- pero de una forma diferente!




# Spelunky #


Spelunky nace de un concepto totalmente diferente de videojuego, en el que tendréis que contar vuestras partidas por derrotas hasta que dominéis a la perfección todos los elementos del mismo (doy fe de ello). Este innovador juego nos mete en la piel de un pixelado explorador al más puro estilo Indiana Jones, que deberá valerse de su coraje (o del nuestro, según se mire) para adentrarse más y más en las entrañas de la tierra en busca de tesoros y riquezas sin igual. A lo largo de cuatro extensas fases convenientemente divididas en varios pisos, nuestro intento de arqueólogo capitalista encontrará desde damiselas en apuros hasta verdaderas tribus dejadas de la mano de dios, encontrando por el camino mil y un peligros entre los que podemos incluir sapos asesinos, plantas carnívoras, primigenios cabreados e incluso un evidente guiño al ya mentado Indiana Jones con la típica trampa de la bola de piedra que cae ante nosotros. La idea puede sonar poco apetecible, pero e cuanto empezáis a jugar (y a morir) como posesos os daréis cuenta de lo que engancha descender por abismos insondables. ¡A por el tesoro!




# Super Crate Box #


Metralla sobrevolando tu cuadriculada cabeza a escasos centímetros de impactar, rodeado de decenas, quizás cientos de seres cuadrúpedos que intentan acabar contigo, mientras tú te esfuerzas por dar el siguiente salto, alcanzar la siguiente plataforma y armarte con ese bazooka que mandará a esos endemoniados bichos al otro barrio. Poniéndonos melólogos, este podría ser un resumen rápido de alguna de las frenéticas partidas que podréis disfrutar en Super Crate Box, una acertada combinación de plataformas y disparos que hará las delicias de los que añoran con nostalgia la generación old scholl de los videojuegos. Como motivación añadida, conforme acabáis con las hordas de enemigos en la pantalla estática podréis ir desbloqueando nuevas armas, mapas, skins para el prota e incluso modos de juego. PIUM PIUM~




Anteriores entregas de "50 juegos indie con los que procrastinar de lo lindo"

1 bramido

Jero-chan bramó... 6/10/11 20:21

Genial, ¡más juegos indie! ^_^
Esta vez me quedo con el Indiana Jones pixelado :D