[Random]

18 ago. 2011

Reseñas Fugaces: Literatura (1)

Una de las cosas que me gusta de la literatura (y seguro que ya lo habéis escuchado alguna vez por ahí, pero es tan cierto que merece la pena repetirlo) es ese pequeño pero satisfactorio esfuerzo mental que el lector -a veces incluso de forma inconsciente- se ve obligado a llevar a cabo, esa pizca de imaginación que nos hace recrear todo lo que leemos en nuestra mente e intentar darle forma a toda aquella ordenada maraña de letras. Muchas veces, este simple ejercicio me ayuda a diferenciar un libro bien escrito de uno que no termina de cuajar, que no trasmite con soltura lo que viene a contar. No digo que esto sea una vara universal de medida a la hora de juzgar la calidad literaria de tal y cual (aunque para mi, en cierta media, si lo es), pero ayuda mucho a la hora de determinar el grado de inmersión que el propio autor ha tenido en su relato, y de cara al público.

Me reitero, esta entrada no pretende ser un manual de como leer aquello que caiga en vuestras manos, puesto que se trata de echar un rápido vistazo sobre las ultimas paginas que he ido disfrutando en estos últimos meses. 2011 ha sido un año fructífero para mi en cuento a literatura, he leído muchas cosas distintas e incluso he podido mejorar mi capacidad lectora gracias a algunas "retos" como el último de esta lista:

(No me gusta poner notas a libros, es una costumbre que tengo desde hace bastante tiempo y por lo pronto continuará así. Si queréis una explicación y, siendo sinceros, debería decir que me cuesta mucho más hacerlo que con el cine o los videojuegos, por ejemplo.)

· El Robot Humano ·
(Isacc Asimov & Robert Silverberg)

¿Qué tiene que hacer un robot para demostrar su humanidad? Cuando salió de la cadena de montaje, el NDR 113 no era más que un cerebro empotrado en una estructura humanoide de metal y plástico. Sin embargo, el NDR 113 -o Andrew Martin, como llegó a ser conocido- no era un robot corriente. Aunque fue diseñado como asistente doméstico, muy pronto sus propietarios se percataron de sus extraordinarias cualidades. Su diferencia despertó pasiones encontradas entre los hombres: admiración, temor y fascinación. Andrew Martin fue un artista excepcional y a lo largo de su trayectoria adquirió celebridad como escultor, escritor y científico. Conquistó la libertad, se cambió de cuerpo y amasó una fortuna. Tuvo algunos amigos y muchos enemigos. Sólo una cosa le estuvo vedada: la condición de ser humano. Para alcanzar esa anhelada meta libró una prolongada y difícil batalla que finalmente se saldó con una paradoja suprema.

Opinión. Desde siempre he sido fan acérrimo de las novelas sobre robots del genio Asimov, me encanta todo el trasfondo humano y social que incluye en cada una. La susodicha forma parte de una colección de relatos cortos del mismo, que años más tarde fue recuperada y aumentada por un tal Robert Silverberg. Yo había leído la versión original hace ya un par de años (creo que el libro todavía debe rondar por mi casa) y de primeras no pensé que la novela seleccionada necesitara ningún tipo de revisión o similares. Pero tras leer el libro -aceptablemente corto, se lee en un suspiro- debo admitir que el amigo Silver ha conseguido engrandecer aún más una obra que ya de por si representaba estupendamente ese paradigma entre lo que debe o no ser considerado humano. Antes de que paséis pagina por no estar enterándoos de nada, os diré que la película El Hombre Bicentenario se basa en este relato. ¡Por las tres leyes de la robótica, leedlo!

~  ~  ~  ~
· Ángeles y Demonios ·
(Dan Brown)



El arma más poderosa creada por el hombre, una organización secreta sedienta de venganza... y apenas unas horas para evitar el desastre. La eterna pugna entre ciencia y religión se ha convertido en una guerra muy real. En un laboratorio de máxima seguridad, aparece asesinado un científico con un extraño símbolo grabado a fuego en su pecho. Para el profesor Robert Langdon no hay duda: los Illuminati, los hombres enfrentados a la Iglesia desde los tiempos de Galileo, han regresado. Y esta vez disponen de la más mortífera arma que ha creado la humanidad, un artefacto con el que pueden ganar la batalla final contra su eterno enemigo. Acompañado de una joven científica y un audaz capitán de la Guardia Suiza, Langdon comienza una carrera contra reloj, en una búsqueda desesperada por los rincones más secretos del Vaticano. Necesitará todo su conocimiento para descifrar las claves ocultas que los Illuminati han dejado a través de los siglos en manuscritos y templos, y todo su coraje para vencer al despiadado asesino que siempre parece llevarle la delantera. 

 Opinión. El tufillo a Best-seller facilón que desprende la obra desde que abres la primera pagina (y ni eso, si hablamos de la tapa y la contraportada...) puede echar para atrás a más de un amante de todo lo no-mainstream, prejuzgando -quizás, incluso, con acierto- una obra que tenia potencial suficiente para ser el equivalente literario al cine palomitero y no quedarse en puro papel mojado (NUNCA MEJOR DICHO... #chistemalos añadido). Sinceramente, y sin dejarme llevar por la pedante ironía de crítico amargado, disfruté por momentos algunos de los micro-capitulos (algunas de apenas 4 paginas, una forma curiosa de dividirlos) escritos bajo este titulo. Pero todo se derrumba irremediablemente a partir de, más o menos, la segunda mitad de la novela. Sin hacer demasiado spoiler, intentaré explicar el porqué con una sencilla suma fatal: [giro de guión + incoherencias + giro de giro de guión + relleno + giro de giro de giro de guión + incoherencias (x8000) + ultimate giro de guión que deja las cosas como están = Todos los personajes OMGeando como primitivos ante el fuego y tus expectativas por los suelos.] La primera parte es entretenida de leer, la segunda es una especie de maquinita que se encarga de joder cada aliciente mostrado en las primeras 300 paginas.


~  ~  ~  ~
· Cien Años de Soledad ·
(Gabriel García Márquez)


Publicada en 1967, Cien años de soledad relata el origen, la evolución y la ruina de Macondo, una aldea imaginaria que había hecho su aparición en las tres novelas cortas que su autor había publicado con anterioridad. Estructurada como una saga familiar, la historia de la estirpe de los Buendía se extiende por más de cien años, y cuenta con seis generaciones para hacerlo. La crónica de los Buendía, que acumula una gran cantidad de episodios fantásticos, divertidos y violentos, y la de Macondo, desde su fundación hasta su fin, representan el ciclo completo de una cultura y un mundo. El clima de violencia en el que se desarrollan sus personajes es el que marca la soledad que los caracteriza, provocada más por las condiciones de vida que por las angustias existenciales del individuo.

Opinión. Genial in so many levels. Esperaba un buen libro y me encontré con una de las novelas mejor escritas que he leído en mi -todavía corta- vida literaria. Empezaré señalando que no cambiaría absolutamente nada de lo que ocurre durante las 471 páginas que dura esta maravilla, ni una frase, ni una palabra, ni un mísero punto. Conforme vas avanzando en la historia, adentrándote más y más en la vida diaria de los Buendia, descubres como algo totalmente banal y poco trascendental para cualquiera puede terminar describiendo a la perfección la situación de un pueblo, de una nación. Estoy seguro de que, en esta primera lectura, me he perdido cientos de detalles y "guiños" que García Márquez esconde con precisión cirujana en cada una de sus frases. Poco más se me ocurre comentar que no sean reiterativas andanadas de adjetivos magnificentes, así que solo recomendaré leer cuanto antes este verdadero hito en la historia de la literatura castellana contemporánea.

To be continued...
(con otras tres reseñas)

3 bramidos

JFDP13 bramó... 18/8/11 22:57

El Robot Humano: Jajaja, NDR 113... me encanta, me encanta.

Ángeles y Demonios: Me pregunto si Ángel o Demonio es más mierda... oh, qué pregunta más tonta. Claro que lo es.

Cien Años de Soledad: VIVA EL CASTELLANO JODEEEEEEEEEEER

Old School Generation bramó... 26/8/11 19:13

Precisamente yo también soy un seguidor incondicional de las obras de Asimov.
Desde que leí la tilogía de LA FUNDACIÓN me quedé fascinado por su fecundo talento.
Me encanta :)

Galbix bramó... 27/8/11 13:29

Aunque suene a sacrilegio, aún no me he leído Fundación. Remediaré esta herejía lo antes posible, tranquilo.