[Random]

22 abr. 2011

Destapemos un mecanismo mental algo problemático.

Empiezo una entrada didáctica con tintes de ensayo, de la que espero se saquen conclusiones. Voy a mostrar varios procesos llevados a cabo en nuestras mentes que intervienen, directa o indirectamente en nuestra conducta de una manera brutal. Así, el único fin directo de esta entrada es concienciar de la existencia de los susodichos, otros fines serían no buscados. Cada uno que haga con esto lo que quiera.


Primero haré una introducción con mis propias palabras, antes de citárselas a otros. Esto va a ir alrededor de todos y cada uno de los seres humanos de la tierra, pero más exactamente de sus convicciones, de sus creencias, de su ideología... Que quede bien claro que no nombré "religión”, ya que de lo que voy a hablar es algo más amplio, que engloba a las religiones. Mucha gente se empeña en culpar a éstas, en odiarlas, en criticarlas, etc. Pues no es un mal punto de partida. Voy a mover el objetivo de todos esas “puestas en duda” del marco de la religión a un marco más amplio que incluya a ésta: las creencias. ¿Por qué? Porque estas no escapan a nadie en condiciones psicológicas aptas para una vida normal (no puedo saber si un caso extremo de autismo tiene creencias más allá de los aprendizajes conductista que haya adquirido), mientras que mucha gente se etiqueta de no religiosa/no creyente. Y esto no escapa a nadie porque estamos programados biológicamente para obtener estos pensamientos, en definitiva, para construir la realidad dentro de nuestras cabezas. Esta más que demostrado que entre nuestras necesidades se encuentra la evitación de la incertidumbre. Nos vemos lanzados al mundo sin manuales de instrucción inscritos en nuestro encéfalo, el cual nos exige “entender”. Ahora claro, los demás siempre nos ayudarán en esto, dándonos un manual de instrucciones (la biblia y demás libros religiosos, la ciencia en la escuela, conjuntos de ideologías políticas, etc). Así, creo que puedo seguir adelante, estando seguro de que la incertidumbre existe, y nuestra ansia de resolverla, más todavía. Así, necesitamos información que rellene estos “huecos”. Esa información está en nuestras mentes para evitar la incertidumbre, esa información son nuestras creencias, y todo el chorro de palabras que dije al principio. Esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Ventajas claramente tiene o a tenido en la mayoría de la historia de nuestra especie, porque si no, este mecanismo biológico no existiría, o sería un simple residuo de nuestros antepasados con menos fuerza (dedo meñique del pie, coxis). Tendría su origen a la par que el desarrollo del intelecto y de la resolución de problemas. En cierto momento, esta resolución de problemas dejaría de limitarse a problemas de origen prioritariamente biológico (comer, beber, dormir, etc.) para preocuparse también de problemas de las llamadas necesidades secundarias, necesidades que aún no perteneciendo a lo que nos exige el cuerpo, también han intervenido en la supervivencia de la especie. Véase el apego y demás necesidades de origen social que han mantenido a las personas unidas. Algo tan simple como un bolígrafo sería algo impensable sin estas necesidades vinculadotas, ya que es necesario que ciertos conocimientos se transmitan entre generaciones.

Ahora el asunto en el que me centraré: las desventajas. Las creencias con las que solucionamos la incertidumbre se quedan grabadas en la mente con mucha fuerza en una mayoría de casos. Esto se convierte en la realidad del individuo, interviniendo en su conducta y en su interpretación. Y la mente tiene un instinto muy fuerte al respecto: seguir evitando la incertidumbre. Y no hay mejor manera de evitar la incertidumbre que manteniendo estas creencias. Si éstas se vinieran a bajo, nuestra mente se tendría que enfrentar a la susodicha incertidumbre. Por lo que hará todo lo posible por mantener estas creencias. Repito, todo lo posible. Aquí es donde vienen los problemas. ¿Os suenan tópicos como las guerras de religiones, las quejas contra la iglesia, la Segunda Guerra Mundial o los problemas entre musulmanes e israelíes en oriente próximo? Creo que no hace falta que explique la relación entre los anteriores problemas y el mecanismo anteriormente explicado. Todo esto gracias a la perpetuación de las creencias. Pero no hace falta irse a conflictos de telediario para observar esto. Esto es muy palpable en la vida diaria, os lo aseguro. Y en esta circunstancia, cuando está en peligro la certidumbre de las creencias de una persona invertirá gran parte de sus recursos en evitar la incertidumbre, lo que provocará un gran problema de comunicación. Aquí le robaré unas palabras a Eduard Punset:

Lo he pensado siempre: uno de los grandes saltos delante de la historia de la humanidad fue el momento en el que una persona supo intuir lo que estaba cavilando la cabeza del otro. Sólo entonces podía ayudarlo o manipularlo.
Intuir lo que los demás pensaban fue clave para poder sobrevivir; de pequeño lo ignoraba y esta ignorancia la compartía con una mayoría de adultos.
Una pista útil para la armonía de la convivencia consiste en no compartir esa coincidencia. Las palabras no son, fundamentalmente, un canal para explicitar las convicciones propias, sino el conducto para poder intuir lo que está pensando el otro. Cuando el esto se descubre, sólo entonces surge la oportunidad de ayudarlo o influirlo. La mayoría de la gent, por desgracia, dedica mucho más tiempo a explicar lo que piensan ellos, que a intuir lo que piensan los demás.
 
Fíjense en el comportamiento de los políticos de turno: “No hemos sabido explicar nuestro programa”, “La gente no nos ha entendido” aducen como excusa de su fracaso. O lo que suele decir la comunidad científica: “Utilizamos un léxico incomprensible”, “Nuestro vocabulario es demasiado riguroso”, alegan como descargo del abismo entre ciencia y cultura.
Ni los unos ni los otros intenta seriamente conocer lo que de verdad piensa la gente. Los primeros lo hacen casi en secreto, por la vía de encuestas y a toro pasado; los segundos lo descubren a través de las enfermeras y comadronas que están en contacto directo con los pacientes. Ellas descubrieron el llamado efecto placebo cuando los médicos seguían negándolo. Las enfermeras –más acostumbradas a pensar en lo que los demás piensan que en difundir, como los médicos, lo que creen saber- se percataron de que en un número significativo de casos a los pacientes se les podía sustituir un calmante como la morfina por un líquido inocuo con efectos idénticos. Bastaba con que se creyeran que se les estaba administrando un calmante. Muchos científicos atribuyen los efectos supuestamente positivos de la homeopatía al mismo efecto placebo.
 
El mundo puede cambiar de nuevo para bien si todos los esfuerzos y el dinero que se dedica ahora a convencer a los demás de las ideas propias se utilizaran para descubrir cuáles son las de la gente, cómo funciona su mente, qué estarán pensando.

Y otro texto para el que se aburra. En este caso, sobre situaciones en las que surge algún problema (en nuestro idioma, son un grandísimo fail) por culpa de las creencias y a la hora de solucionarlo, la solución termina siendo otro… FAIL.

En un experimento famoso realizado hace años se demostró que gente común, nada extraordinaria, podía acabar cometiendo crímenes abyectos mediante una cadena de conductas basadas en la justificación de sus propios actos, las dudas y el temor a represalias físicas o morales de los jefes o de la opinión pública. En realidad, del experimento de deducía que hasta un 60% de los puestos a prueba acababan cometiendo delitos inconfesables, como torturar a una víctima o hasta asesinarla. 
Cuando sucedió el terrible accidente de Barajas, a los que conocíamos estos y otros experimentos se nos reflejo en el rostro, no solo la huella del dolor de los familiares de las víctimas, sino también la expresión añadida de asombro ante la prepotencia de las afirmaciones de unos y otros. Ninguna de las declaraciones de aquellos supuestamente implicados, indirecta o directamente, en el accidente, tomó en consideración el resultado de los experimentos de Carol Tavris y Elliot Aronson.
Cuando los supuestos expertos se equivocan –esto también puede ocurrir en estamentos muy profesionalizados- se sienten amenazados en su propia personalidad y en el reconocimiento por los demás de la valía de esta identidad.
 
El psicólogo social Leon Festinger explicó hace más de cincuenta años que la disonancia es lo que sentimos cuando dos actitudes, o una creencia y una conducta, entran en conflicto. Por ejemplo, cuando uno fuma aunque sabe que puede matarle, o cuando uno hace una predicción fatalista y luego se da cuenta de que no ha pasado nada. (…) 
Festinger se infiltró en u pequeño grupo de creyentes, justo el día que según ellos tenía que llegar el Juicio Final, para intentar descubrir que hacían cuando se percataban de que sus predicciones fatalistas estaban equivocadas. (…) No perdieron la fe en Dios cuando vieron que no pasaba nada, más bien al contrario: su fe se vio reforzada. Resulta que dijeron: “Gracias a nuestra devoción y a nuestra fe en Dios, ¡Dios a perdonado al planeta!”. 
Desde la teoría de Festinger, más de tres mil experimentos de psicología cognitiva y social han confirmado el mecanismo de disonancia cognitiva e incluso lo han localizado en el cerebro (¿? Tendré que informarme de esto…). Los seres humanos están predispuestos a prestar atención a la información que confirma sus creencias y a ignorar y minimizar la información que refuta lo que creen: nuestras mentes están diseñadas para la consonancia.
Buahh!! Ya me he hartado de escribir. Creo que con tamaño tocho basta, y más bien sobra. Si se me ocurre algo interesante lo diré.

15 bramidos

Jero-chan bramó... 22/4/11 21:18

Muy interesante, aunque ya había leído sobre ello... ju. Un autor que me gusta mucho cómo explica los mecanismos de la mente es Richard Wiseman :)

|X| bramó... 22/4/11 22:08

No, dar por supuesto que yo no he inventado ni descubierto nada. He cogido conocimientos de otros y los he adaptado con mis palabras y mi manera de explicar. La verdad es que me gustaría compartir en este blog más cantidad de conocimientos muy interesantes que he adquirido este curso. Aunque con un tocho de este tamaño cada cierto tiempo, suficiente, que no veas que cansancio...

Y no conozco al tal Wiseman, pero buscaré algo sobre él. La verdad es que debería plantearme hacer algo parecido a bibliografías, aunque sea mencionar los autores y libros que me han dado conocimiento.

JFDP13 bramó... 22/4/11 22:23

Mira Gax, hablan de ti y Fisher Tiger.

|X| bramó... 22/4/11 23:06

Primero aprende a ver a través de ti mismo. Porque en esa discusión ambos teníais lo vuestro.
Algo que aporto a posteriori pero que falta arriba: mi opinión es que es imposible vivir sin ninguna creencia, si ningún recurso con el que combatir la incertidumbre. Y menos en sociedad. En una situación individual aún lo veo posible, pero cno más gente alrededor... Surge mayor incertidumbre, la cual (según un tío apellidado Sherif, como mola el apellido) se soluciona mediante "criterios o marcos de referencia", que cno el tiempo derivan en normas. La verdad es que llevó a cabo unos eperimentos muy muy interesantes.

|X| bramó... 22/4/11 23:23

Por cierto, ¿me recomiendas algo en especial de Wiseman? algún libro, algún trabajo...

Jero-chan bramó... 22/4/11 23:47

Yo el primero que me leí fue Rarología. Cuenta experimentos y toca muchos campos del comportamiento humano.
La lectura es muy amena :)

|X| bramó... 23/4/11 0:07

Lo busqué y está en la biblioteca de mi uni. A ver si cuando se pase el chaparrón de entrega de trabajos y exámenes me pongo a informarme.

JFDP13 bramó... 23/4/11 0:13

X, me refería más que a nada al parrafito del psicólogo Leon Festinger. Hoy Gax ha corroborado el mecanismo de disonancia cognitiva, cuando vino a mi casa :P

Ya que hablas de mí -y haciendo alusión al final del párrafo de Festinger-, por lo que he podido comprobar mi mente es falta en consonancia.

PD

|X| bramó... 23/4/11 1:19

Vale, lo que haya pasado hoy no lo sé yo. Lo de la falta de consonancia, ¿quiere decir que no muestras preferencia por la info que confirme tus creencias/puntos de vista ni huyes de la info que la contradice? Dale más vueltas al asunto.

JFDP13 bramó... 23/4/11 2:25

Y no tenías que saberlo, era una inside joke para Gax.
...Eso en el caso de que entendiese a qué me refería y no lo tomase como meter cizaña, cosa que probablemente hubiera pasado. Uy.

Y lo otro... pensaré en ello con todas mis fuerzas *piensa en ello con todas sus fuerzas*

Galbix bramó... 23/4/11 17:00

Personalmente, creo que para cualquier persona es imposible vivir sin creencias. Y no, no relacionéis creencias con cultos religiosos, ya que de igual forma que algunos pueden creer en Dios –y no hablo de un dios en concreto, sino de cualquier deidad-, otros creerán en la Ciencia, otra palabreja que engloba muchísimas cosas. De igual forma, se puede creer en el Azar, en el Amor, en Uno Mismo o prácticamente cualquier cosa que el individuo ‘crea’ que rige su vida. Yo mismo ‘creo’ (nótese las comillas) en muchos conceptos que probablemente jamás llegue a comprender al 100%, ¿No se asemeja esto mucho a la ‘fe’ religiosa? Puede ser, más en mi caso no es una religión propiamente dicha.

En la segunda aparte hablas sobre el choque entre creencias y conductas. Curiosamente ya conocía tanto el experimento como las conclusiones posteriores de antes, pero no deja de ser sorpréndete el cómo nos “controla”, y hasta en algunas ocasiones ciega, la mente. Yo creo que nadie escapa a su propia naturaleza, y en caso de los humanos siempre necesitamos tapar todo lo que no comprendemos, aunque sea con un algo provisional, el cual no estamos seguros de que sea cierto. Podemos medir el grado de “autoengaño” de cada persona, pero sería excepcional hablar de alguien que haya abandonado totalmente esta conducta.

Jero-chan

No conocía a ese tal Wiseman, aunque a juzgar por su apellido debe ser bastante listo…

JFDP13

Supongo que estas…¿resentido? (Quizás) por la conversación de ayer y no has podido más que comentar eso tras leer la interesante entrada de |X|. Te digo exactamente lo mismo que |X| (y sé que a él no le va a gustar que me ayude de sus palabras para responderte): “Primero aprende a ver a través de ti mismo”. Y lo siento mucho J, pero tu mente no está exenta de consonancia (ningún humano lo está), por ponerte un ejemplo conocido señalaré tu fijación por el 13, ‘creer’ que ese número te guía cuando no son más que encuentros azarosos. Aunque claro, tú negaras esto tajantemente (me aventuro a predecir que alegaras que ‘no tiene nada que ver’ o algo similar), dando otro ejemplo de consonancia en tus argumentos.

· · · · · · · ·

Me ha gustado mucho esta entrada, a ver si te animas y escribes cosas igual de interesantes (aunque solo sean meros conocimientos aprendidos) en el futuro.

P.D: Te he estilizado un poco las citas para que se diferenciaran con el resto.

|X| bramó... 23/4/11 17:59

¿Has echo algo en las citas aparte de inclinarlas unos cuantos grados?
Y para que veas lo que abarcan las creencias, añado un detalle que saqué mientras estudiaba, algo que se basa en el conocimiento subjetivo que es este mundillo de creencias: las expectativas. Me definen las expectativas como conocimiento subjetivo, y yo coincido 100%. Y pensarlo, antes y mientras se realiza una acción, las expectativas influyen (en mayor o menor medida, se pueden dar muchos casos de independencia de las expectativas) en esta. Y más si hablamos de acciones a las que les damos importancia. Ala, todos a pensar en como influyen las reencias en nuestras acciones. Y si no terminais de verlo, pensad en los exámenes, en vuestra aptitud o en la de otras personas cercanas.

JFDP13 bramó... 23/4/11 19:06

Jajaja, Gax, una vez más erras en tus suposiciones. Este caso tiene que ver, como es evidente. No diría lo contrario. Es una creencia, aunque mucho más amplia de lo que te he hecho saber. Y dije "falta", no exenta. La diferencia entre entender uno u otro término es abismal. Abismal. Aquí otro ejemplo de tus más que corrientes 'errores de entendimiento', a los que tan poco me gusta referirme por problemas obvios.

En principio no iba a comentar la entrada porque no me decía nada nuevo, pero el ya mencionado fragmento me recordó a lo de ayer y ya sabes.

JFDP13 bramó... 23/4/11 19:08

Ah, se me olvidaba: No, no estoy resentido. Solo me sorprendiste más de lo normal.
De todos modos, este tema no merece ocupar aquí más espacio.

Jero-chan bramó... 23/4/11 22:09

@Galbix: Precisamente uno de sus estudios es sobre cómo influye el apellido en la vida de la gente, jejeje.

Bueno, si alguien se lo lee ya me contaréis qué os parece. A mí me gustó mucho la lectura y aprendí un montón de cosillas ^^