[Random]

20 mar. 2011

Escrito tomado prestado: Gobierno mundial

De nuevo le robo un artículo a Punset por que me parece muy interesante y relevante, ya que no es un proyecto irreal (que no quiere decir que esté a favor, como vereis después). Sin más dilación, la primera cosa dicha por Punset a la que me opongo:

.   .   .

En un mundo globalizado, lo lógico sería que hubiera un gobierno mundial. Lo que no tiene sentido es que cada país vaya a su bola, incluidos los ejecutivos de países que no merecen los gobiernos que tienen. ¿Cuáles serían las ventajas de un gobierno mundial?

La primera, un ahorro cuantioso de despachos oficiales. ¿Alguien se ha entretenido en cuantificar el ahorro que representaría disponer de un Parlamento mundial, en lugar de representaciones estructuradas en 192 estados miembros de las Naciones Unidas? La dedicación política a niveles inferiores al mundial volvería a ser desinteresada y altruista, como ocurre aún en las familias y en las sociedades locales, como las comunidades de vecinos. Solo los elegidos para representar a cada nación en el congreso mundial serían profesionales de plantilla.

La segunda ventaja no es más difícil de imaginar: todos los profesionales dedicados a la política se entenderán en el mismo idioma. Por razones distintas, es muy difícil que las lenguas de los países emergentes como China, Brasil o la India acaben modulando los canales internacionales de comunicación. El francés ya está fuera de juego, entre otras razones, por el rechazo generado en los inmigrantes del idioma por la inflexibilidad de los organismos rectores con sus reglas gramaticales. De momento solo hay dos candidatos a idioma universalmente aceptado: el inglés y el español; el campeón final lo será por razones de la cantidad de gente nativa que habla el idioma, el número de inmigrantes de la lengua –que da cierta ventaja al inglés–, pero también las facilidades intrínsecas para su internacionalización. En materia de idiomas, la gente tiende a olvidar que en solo 500 años el inglés o el español serán tan distintos de lo que son ahora que un nacional recién llegado a aquel mundo tendrá que estudiarlos como si se tratara de un idioma extranjero.

La tercera gran ventaja de un gobierno mundial será que el poder político central no tendrá tiempo ni recursos para interferir de la manera en que lo están haciendo ahora los gobiernos locales con los derechos ciudadanos; por ejemplo, con las libertades de movimiento o circulación al rebajar los límites de velocidad del tráfico rodado de 120 a 110. O cortar la circulación en una calle determinada para satisfacer ventajas no sopesadas suficientemente. Es muy probable que las decisiones potenciales de mejorar o empeorar la convivencia estén mediatizadas por el mayor volumen de los promedios afectados.

La cuarta ventaja de un gobierno mundial es innegable. El atisbo actual comprobado por algunos científicos de que están disminuyendo los índices de violencia en todo el mundo y aumentando los de altruismo se transformaría en una realidad portentosa. Se arrancaría a minorías despiadadas el poder de última instancia, que todavía tienen de bombardear a sus propios ciudadanos cuando no piensan como ellos. Por fin la ley sería igual para todos: para los reyes y ex reyes y para el último ciudadano.

Por último, que nadie sugiera que las dificultades de articular un gobierno mundial son tan grandes que el objetivo resulta lisa y llanamente imposible. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, se estuvo considerando muy seriamente la posibilidad de establecer una zona monetaria común del dólar y las monedas europeas. Al final se optó por una opción distinta, pero ya cercana a la razón pura, que consistía en definir primero una zona monetaria común para Europa y otra para Estados Unidos.

¿Qué hemos descubierto con la experiencia del euro? Se empezó la casa por el tejado. Pero ya se cuenta con una zona monetaria común; luego, vendrá la zona económica común; después, la unión del euro y el dólar, y, por último, el gobierno mundial.

.   .   .

¿Opiniones? ¿Opiniones? Antes de dar la mía, quiero oir las vuestras.

4 bramidos

Galbix bramó... 20/3/11 15:42

Para ser sincero, he estado sopesando la idea de un Gobierno Mundial durante mucho tiempo. La primera conclusión que pude sacar es que las ventajas son tan numerosas como las adversidades que pueden surgir cuando si se intenta llevar a cabo.

No me voy a enrollar con las ventajas, ya que el señor Punset ha enumerado algunas de las más importantes con sus siempre claras palabras. Otra ventaja potencial es a su vez un arma de doble filo: Medidas de carácter global serian, obviamente, mucho más fáciles de aprobar. ¿Es esto realmente algo bueno? Si como nos tienen acostumbrados algunos gobiernos, las leyes se ceban de “letra pequeña”, haciendo máxime del refrán “hecha la ley hecha la trampa”, podríamos encontrarnos en la encrucijada de prevalecer las interesas de algunas multinacionales en contra6 del maltrecho ciudadano.

Pero, como digo, creo que más que las desventajas, el problema con esta idea casi utópica para algunos, es el llevarla a cabo. En nuestra sociedad actual cada país, cada región, cada zona, tiene implementados una serie de diferencias culturales, políticas y demográficas que dificultan mucho buscar nexos comunes más allá de compartir especie. Si, hablo de racismo, de xenofobia, de ese rechazo irracional a todo lo diferente que suele desarrollarse en las sociedades como un cáncer maligno.

Y es que los países natales, que no son más que ese trozo de tierra donde te parieron y que por algún motivo conllevan un vínculo emocional casi familiar, tiran mucho. Todo esto no es más que el resultado de un jingoísmo, o sobrevalorado amor por la patria, fomentado por los que luego venden a su país por cuatro duros. “La bandera del patriota siempre esconde pliegues para colores nuevos”

Es innegable que el “Gobierno Mundial”, ni es perfecto ni es una tarea que se puede abarcar en un solo día (ni, probablemente, en una sola década). Estamos hablando de una tarea titánica que no interesa a mucha gente con demasiado poder e influencia. No os equivoquéis, yo sería el primero en votar si se me presenta un documento que valide esta nueva forma de gobierno, pero mucho tiempo tendrá que pasar para que esta idea sea siquiera vislumbrada por los gobiernos. Y hablando de gobiernos, ¿Creéis que todos aceptarían de buena gana abandonar el poder? :/

Conclusión, a estas alturas de la película a muchos nos gustaría volver al principio y tomar otras rutas, pero mucho me temo que habrá que tragarse todo el film antes de tener otra oportunidad. Y con esta bonita analogía termino, gracias a todos los que leyeron este tochaco entero :)

P.D: X, la próxima vez que cites algún texto, creo que lo mejor es colocarle la etiqueta "cita" o ponerle un color diferente, pa' diferenciar y eso. También deberías añadir la fuente.

JFDP13 bramó... 20/3/11 19:24

Gabriel, es que ya estamos en proceso a un Gobierno mundial. Desde hace décadas. No es algo nuevo que se tenga que poner sobre la mesa, ya está en marcha mucho antes de que naciéramos. ¿Globalización te suena? consiste en volver todo cada vez más homogéneo. Es parte del proceso.

Yo no deseo un mundo homogéneo ni un gobierno mundial. Considero la democracia imperfecta, ya que da lugar a la injusticia. El capitalismo es veneno... todo carece de precio. El comunismo se equivoca en creer que algo puede pertenecer a un grupo de personas. La anarquía se aproxima a mi idea, pero falla completamente en la premisa: la ausencia de gobierno alguno es completamente imposible, y el intento de conseguir tal cosa llevaría irremediablemente a la autodestrucción...
Después de años pensando, para mí solo existe una forma de vida que mantenga los Tres Pilares del Bien [Verdad-Comprensión-Justicia]:
El gobierno de cada uno: EKASTOCRACIA (ἑκαστοκράτια)

Este término consiste en que cada uno se gobierne a sí mismo comprendiendo y aplicando la verdad del mundo. Para eso, primero hay que encontrar esa verdad, la cual está compuesta de infinitud de verdades. Ese es el camino que estoy siguiendo como ser. Un camino gradual y sin final. Infinito. Cada paso mejora mi comprensión, mejorando así mi justicia... y acercándome a dicha verdad, la cual, eterna e inmutable, es diferente a cada segundo. Ese es mi objetivo final... descubrir la verdad del mundo.
Puede que solo labre el camino o que yo mismo lo consiga... no importa. Lo haré. Está decidido. En mi mano está que el cambio sea dado... por eso el 13 fui, por eso el 13 soy.

Galbix bramó... 20/3/11 19:30

La Globalización en su termino más puro no es más que una falacia. Pregúntale a un joven de Nigeria sobre ese termino, a ver que te dice.

Y esa Ekastrocracia de la que hablas suena bastante utópica. Con que un solo individuo no siga ese tipo de gobierne, este podría interrumpir en el desarrollo de los demás.

JFDP13 bramó... 20/3/11 20:25

¿Y quién dice que les interese globalizar Nigeria?
Precisamente no les importa. Como dices, eso constituye una falacia.

Sobre lo otro...
La democracia también era utópica en los tiempos de Sócrates. Míranos ahora.
Y ese individuo del que hablas no podrá detener al resto... ni siquiera a sí mismo.
Eso es algo inherente al cambio que representará la Ekastocracia.