[Random]

8 feb. 2011

Back in my Days... – Hoy [Digimon World – PS1]

· Introducción

Empezaré diciendo que no soy, ni mucho menos, un gran fan del universo Digimon. Mis conocimientos sobre estos monstruitos abarcan poco más que la primera temporada de la serie. Así es, yo era más de pokemon, pero eso no quiere decir que tuviera que rechazar todo lo proveniente de aquel otro universo, prueba fehaciente son los dos discos originales del susodicho y del Digimon World 2003 (del que me gustaría hablaros en otra ocasión) que permanecen guardados en mi disquetera negra con el símbolo de PS1 impreso. Pero aunque hubiese sido detractor de la saga desde que la vi por primera vez (hará ya unos 9 o 10 años), creo que no hubiera podido evitar interesarme por Digimon World.


· Argumento

Y es que a simple vista todo en este juego es relativamente sencillo: una historia-tópico-andante donde el chaval de turno es “abducido misteriosamente” por su cacharrito de bolsillo (pasa en España y tienes a la AMPA ladrando a las puertas de tu empresa cual jauría de perros). Y de golpe y porrazo ya estamos en el mundo Digimon, donde nada más empezar nos encontraremos con un corralito de simpáticos bichitos que “sorprendentemente” hablan nuestro idioma. Un tal Jijimon (el cual no recuerdo de la serie, por lo que deduzco que se lo inventaron pa’ el juego), típico maestro anciano hecho digimon, nos explicará que las están pasando canutas por causas bastante difusas. Expuestos los argumentos, Jiji nos hace un par de preguntas que determinan que monstruo digital nos acompañará (no eternamente, uno de los puntos curiosos es que todo Digimon termina muriéndose, da igual lo bien que lo trates) a luchar contra el mal: Agumon o Gabumon. Esto es, a grandes rasgos, el inicio de la aventura.


Por desgracia (o por suerte, peor sería que la cosa hubiese tornado a peor), el argumento no evolucionará mucho durante el juego. No esperéis tampoco giros argumentales ni un final impactante o apoteósico, la gracia reside en otra parte. “¿Dónde?”  os preguntareis oportunamente. Pues en el gameplay chico, en el gameplay.

· Jugabilidad

 Y es que en este aspecto hubo dos cosas que yo nunca había visto antes en un videojuego y que me cautivaron: El Digimon Interactivo.Criar” es la primera palabra que se me viene a la cabeza, pero en realidad no se queda solo en eso. Por poner un ejemplo, también deberás entrenarlo para los combates pero evitando que esto afecte a su hábitos ya. En realidad el sistema es bastante complejo, y no corregir algún comportamiento erróneo (evitar que se cagara fuera del váter, por poner el ejemplo más claro y escatológico) podía condenar a tu mascota a digievolucionar a un excremento con brazos, literalmente. El Reclutamiento. La parte que más me gusta del juego. Una vez que vences a determinados digimonstruos, estos recapacitaran y se ofrecerán para ayudar a reconstruir la ciudad central (uno de los objetivos del juego). Crearan desde las típicas tiendas de ítems hasta un gimnasio, pasando por restaurantes u hospitales. Ese momento de acercarte a la ciudad para descubrir que hay de nuevo no tiene precio, creo que es algo que engrandece mucho este título.


Sobre los combates, creo que el estilo que eligieron no pudo ser más acertado: son dinámicos y muy disfrutables. Mediante la inteligencia nuestro bicho aprende nuevas técnicas que son de mucha utilidad en las peleas, y ya de paso evitan la monótona pelea golpe vS. golpe.

· Diversión

Cuando finalmente tienes un digimon decente (tendrás que currártelo), es cuando la cosa se pone cuesta abajo y te puedes echar un par de horas de buen vicio. En realidad, y conociendo de antemano la tabla de evoluciones, puedes acabar la historia en unas 8 horas a lo sumo, pero ese no es el verdadero objetivo del juego (al menos para mí).


Salvando las diferencias con la generación actual, los paisajes y el modelado de los digimon está bastante conseguido, y eso contribuye a explorar cada palmo de la isla. Otro punto a favor es que hay multitud de historias secundarias y otros retos (como las cartas/cromos o las medallas) que alargan la experiencia considerablemente.

· Conclusión
Esta es la portada USA. Hasta en esto es mejor.

Un juego muy suyo que constituye una pequeña joya escondida en el extenso catálogo de nuestra difunta PS1, un juego para desechar los prejuicios y pasar un buen rato, un juego de esos que se te queda en la memoria tras completarlo.

Y no, no se me ha olvidado otra de las razones primordiales por las que hago este análisis: EL BUG. Y lo llamo EL BUG, porque este “pequeño fallo” amigos, no te deja avanzar en la historia cuando te encuentras aproximadamente al 50% de la misma. Esto me frustró durante mucho tiempo, concretamente hasta que mis conocimientos digitales me permitieron descubrir un emulador de PS1 y una ROM del juego en NTSC (si, para variar EL BUG solo afectaba a la región PAL. Manda huevos.)


Y tras sacar lo malo y lo bueno (quizás más esto último que lo otro, perdón pero la nostalgia lo idealiza todo) de Digimon World, solo me queda una cosa por decir escribir: ¡JUGADLO!, ¡NOW!

5 bramidos

|X| bramó... 8/2/11 22:54

Me lo tienes que dejar!

JFDP13 bramó... 9/2/11 3:44

Buen análisis. El no poner nota es un punto a favor.

Ah... el dijimón world... también sufrí EL BUG cuando lo jugué de pequeño.
...Fue divertido hasta que ZASCA!

Roy Ramker bramó... 9/2/11 17:57

http://www.youtube.com/watch?v=UO1aRYPFjBI

Vaya cabrones, mira que sacar un juego así, menudo control de calidad xD
Por si fuera poco, cuando superas ese bug gracias a los pasos que te dan en el vídeo, todavía hay otro que te impide avanzar, un ascensor que no va xD

Galbix bramó... 9/2/11 22:12

Gracias por la info Roy, pero te aseguro que yo me vi prácticamente todo lo relacionado con este juego años atrás, cuando investigaba sobre el Bug.

Si, y eso lo hace aún menos perdonable. Quiero decir, dejarte un bug que te impide totalmente completar el juego ya es un putadón padre, pero que encima haya otro ya es...*facepalm*

Anónimo bramó... 26/2/12 16:42

jenial juego muy chimba :) ;) una de las mejores franquicia de la empresa bandai jenial juegaso en tercera primera persona.